Cíclidos México

¿Cómo mantener al Thorichthys socolofi?

Copyright © Juan Miguel Artigas Azas

Ross Socolof, probablemente el dueño de la granja más grande de peces ornamentales en el mundo en ese momento, hizo lo que resultó ser un histórico viaje de recolección a América Central en 1981. Con sus amigos Albert Klee, Norris Russ y de la Pequeña D. pescaba en un arroyo junto a la transitada autopista en el estado meridional mexicano de Chiapas, que esta unos 16 kilómetros al sur del famoso sitio arqueológico de la antigua ciudad maya de Palenque.

Se sumergieron, notaron y colectaron un pequeño sp. Thorichthys que realmente llamó su atención. Ellos no lo reconocieron y pensaron que podría ser algo nuevo.

Se conservaron ocho ejemplares de dos localidades cercanas y los enviaron al Dr. Robert Miller en el Museo de Zoología de la Universidad de Michigan para su examen, él debió también concluir que la especie era nueva, por unos meses más tarde, también se dirigió a México y colectó muchos especímenes cerca de el lugar donde Ross Socolof había encontrado los originales.

El doctor se topó con un golpe de suerte en El Río Misala (Mizol-Ha) en Adolfo Ruiz Cortínez, cerca de la cascada Mizol-Ha, río arriba, a pocos kilómetros del sitio original de Ross Socolof. Como resultado el Thorichthys socolofi fue descrito en 1984 por Robert Rush Miller y la estudiante graduada Jeff  Taylor, con base en su material y el que recolectó el equipo de Ross Socolof.

El Thorichthys socolofi es pez endémico de la parte media (por debajo de los 300m/985) del Río Tulijá, parte del sistema Grijalva-Usumacinta en el estado mexicano de Chiapas, y se puede encontrar en el propio Río Mizol-Há y sus afluentes, como el Río Bascán Río y El Río Chamula. La distribución termina en El Río Tulijá, exactamente donde no está documentado.

Hábitat


Siendo del grupo del Thorichthys helleri (Miller, 1984), el Thorichthys socolofi sólo se encuentra en los hábitats de aguas fluviales, claras y oxigenadas, en afluentes con corrientes que van de lentas a moderadas, aunque este siempre busca los flujos más lentos. Encontramos en estos ríos sustratos normalmente con arena, grava y rocas, con algunos depósitos de limo que se encuentran en las partes más lentas. Las posas en los ríos a menudo están conectadas por áreas de rápidos, a menudo se encuentran áreas a los lados de los arroyos donde se acumulan las hojas caídas, siendo estas las preferencias para este pez.

El Thorichthys socolofi está normalmente asociado con la selva, donde los pequeños arroyo son comunes y donde las lluvias muy fuertes son comunes. Los ríos son en su mayoría sin vegetación acuática, sin embargo se encuentra el pedifitum sobre las rocas, sobre todo en donde el flujo de agua es menor. Los troncos sumergidos son comunes, el agua es normalmente transparente y con gran visibilidad, alcalina con un pH superior a 7,5, incluso a 8.5, y de gran dureza. La temperatura oscila entre 20 y 26 ° C (68 79 °F), de acuerdo con mi experiencia, las temperaturas más cálidas se registran durante el final de la época seca entre marzo y mayo.

Este pez comparte su hábitat con otras seis especies de cíclidos, las cuales son: Rocio octofasciatus, Chuco intermedium, ‘Cichlasoma’ salvini, Paraneetroplus omonti, Paratheraps bifasciata y Theraps coeruleus.

Otras especies de peces también están presentes en el hábitat Thorichthys socolofi incluyendo por lo menos al Astyanax mexicanus, Brycon guatemalensis (Characidae), Poecilia mexicana, Xiphophorus hellerii, Pseudoxiphophorus bimaculatus, Priapella compressa (Poeciliidae), Rhamdia guatemalensis (Heptapteridae) y Atherinella alvarezi ( Atherinopsidae).

Historia natural

Thorichthys socolofi es una especie pequeña dentro del género Thorichthys con machis adultos que no crecen más allá de 12 cm / 4.7 » y las hembras de no mayor tamaño que los 10 cm / 3.9″. Los machos tienen la aleta dorsal ligeramente en forma de luna, truncada o ligeramente redondeada en las hembras adultas.

El cuerpo es comprimido y alargado, la zona más profunda en la base de las aletas pectorales están 2,2-2,5 veces en SL. El perfil frontal es de forma convexa con la parte inferior recta con un ángulo pequeño con respecto a la horizontal. La boca es pequeña y terminal, con el labio superior un poco más grande que el inferior.

Un frenillo pequeño está presente, el ojo es grande y se encuentra en la parte alta de la cabeza. La aleta dorsal de nueve radios es alrededor de un tercio de la profundidad del cuerpo, comenzando en el borde de los opérculos. Las aletas pélvicas de cinco radios se extienden hasta el inicio de la aleta anal.

El pedúnculo caudal en el Thorichthys socolofi es menos profundo que largo, la coloración generalmente es de un pardo claro con puntos azul cielo en el centro de los flancos y la parte trasera de la cabeza, los ojos son de un hermoso azul, los puntos aparecen de manera más densa en el centro de los flancos, una mancha ovalada negra distintiva se extiende desde la base de la aleta dorsal por debajo de la línea lateral, en los individuos asustados se funde con una barra horizontal que corre horizontalmente desde la órbita del ojo, formando un patrón en forma de L.

En algunos individuos se presenta una mancha negra en la parte posterior de los opérculos cerca de la base de las aletas pectorales, está bordeada de azul en su parte superior.

La zona ventral del cuerpo es de color naranja, que se extiende desde la boca hasta el extremo de la aleta anal incluyendo plenamente las aletas pélvicas y anal. Los machos y las hembras tienen dos manchas negras distintivas con algunas manchas azules en los extremos posteriores de las aletas dorsal y anal. Las líneas azules también están presentes en la parte anterior de las aletas pélvicas, en los rayos duro.

La aleta dorsal presenta un margen de color rojo oscuro, es en su mayoría sin adornos, a excepción de tonos salmón en la parte basal de la aleta, la aleta caudal es en su mayoría sin adornos.

La coloración de cría presenta un patrón contrastante con un fondo color crema claro con nueve barras amplias y equidistantes de color marrón oscuro que corren verticalmente desde la parte superior del cuerpo (intersectando  la aleta dorsal hasta su parte media) hasta justo debajo de la línea lateral, a nivel de la base de la aleta pectoral.

Las tres primeras barras se encuentran en la parte superior de la cabeza, las dos primeras terminan en la órbita del ojo. La cuarta barra termina detrás del centro del cuerpo, es la más visible.

Alimentación

Thorichthys socolofi se alimenta en zonas poco profundas donde se puede encontrar áreas con sedimento y arena en las que busca su alimento mediante bocanadas de sustrato, nada cerca del fondo y busca su alimento alrededor de la base de las rocas y en el fondo, haciendo pequeños hoyos.

Este es un pez alimentándose, recoge pequeños bocados y los examina en la boca filtrando cualquier material comestible y expulsando el resto por la boca y las branquias, el material más blando se filtra por los rastrillos branquiales. Estos peces también son carnívoros y nunca he visto colectar ningún tipo de materia vegetal.

Reproducción

Comienzan los esfuerzos reproductivos en los últimos meses de la estación seca, alrededor de febrero cuando el agua es más clara, más cálida y el flujo más lento, la reproducción pueden extenderse más allá de julio, pero se reduce drásticamente a partir de mayo cuando las lluvias llegan.
Se forman colonias o territorios de cría en aguas poco profundas donde las corrientes son lentas o en las zonas de arena que se acumulan en las curvas del río donde se encuentra el limo y las capas de hojas muertas se acumulan.

Las parejas viven cerca unos de otros y sus territorios siguen siendo pequeños, probablemente no más de 60 cm. / 24 » de diámetro. Al parecer, los machos son los primeros en conseguir un territorio y sus colores se intensifican hacia un patrón dominante. Es en esta situación que se muestra el color más hermoso.

Los machos cortejan a las hembras que pasan mediante la ampliación de sus aletas y se adopta un ángulo de inclinación frontal, las hembras interesadas regresan al territorio, extendiendo por completo sus aletas impares y el mostrándoselo al macho. En determinado momento uno nada al lado del otro, siguiendo un patrón de movimientos ondulantes, lanzando agua hacia el otro en un aparente esfuerzo para mostrar su fuerza.
Una vez que las parejas se forman, limpian con la boca con una pequeña área de 5 cm / 2 «sobre alguna hoja muerta o en la superficie expuesta de una roca sobre la que depositan los huevos.

Al igual que con otras especies de Thorichthys, las manchas negras en la parte posterior de los opérculos en ambos lados de la cabeza tienen la función de intimidar a las parejas vecinas o potenciales enemigos haciendo parecer que son peces más grandes, esto lo hacen mediante la ampliación de las bolsas que tienen en la garganta y la proyección hacia el frente de sus agallas, las manchas parecen ser más grandes, simulando tener los ojos más separados, por lo que el aspirante siente que se enfrenta a un pez mucho más grande. Los Thorichthys rara vez se involucran en una pelea, prefiriendo la intimidación.

Los huevos de T. socolofi son ovoides, de color amarillento, translúcido y mimetizándose bien con la superficie de desove. Estimo que generan de 100 a 200 huevos, dependiendo del tamaño de la hembra, la cual resguarda celosamente el lugar del desove, ella hace que el agua circule entre los huevos abanicando con sus aletas pectorales y eliminando los huevos no fertilizados que se llenan de hongos, mientras que el macho persigue a distancia a cualquier intruso.

Los huevos eclosionan en unas 48 horas bajo condiciones de acuario a 26 º C/79 º F. Un pequeño pozo es excavado por la pareja en la que ponen las larvas recién eclosionadas.

De cinco a seis días después, el saco vitelino con el que nacen los bebés se consume y es cuando los pequeños tratan de nadar dentro de sus nidos. Al día siguiente, con todos los alevines nadando libremente los padres les enseñan todo el territorio.

Los padres llevan su cardumen de alevines igual que otros cíclidos de América, con la hembra vigilando de cerca y guiando a los pequeños, la señalización se realiza por medio de movimientos espasmódicos, temblores y la apertura y cierre de las aletas. Los machos también hacen la señalización al tomar la iniciativa del cuidado.

El cardumen de alevines disminuye en número cada día y cuando los bebés alcanzan mas o menos l cm / 0.4 «(alrededor de cuatro semanas después de la puesta, en tiempo de acuario) son normalmente mucho menos, la depredación, especialmente por parte de otros peces como Astyanax mexicanus, es muy intensa.

Los bebés parecen alimentarse recogiendo bocados del sustrato por donde pasan y las hembras no parece hacer ningún esfuerzo especial para proporcionar alimento a sus crías. Las tormentas repentinas puede arrastrar a todos los bebés y habrá que iniciar los esfuerzos de reproducción de nuevo.

Los bebés abandonan a sus padres alrededor de los 1.5 cm. / 0.6 » a los dos meses después del desove. Comienzan a congregarse en áreas poco profundas, cubiertas, donde se mezclan con muchos más peces pequeños.

En el acuario

Los Thorichthys son más bien cíclidos de temperamento apacible y el Thorichthys socolofi junto con Thorichthys callolepis  son los más tranquilos del género. Rara vez representan un peligro para ningún otro pez que comparta su acuario, incluidos los congéneres.

Los T. socolofi no pueden soportar la poca oxigenación y la mala calidad del agua, así como las temperaturas de más de 28 ° C / 82 ° F. Les gusta el agua fresca y oxigenada dentro de sus parámetros naturales. Si el agua pierde calidad las infecciones por bacterianas y la enfermedad de los orificios en la cabeza están a la vuelta de la esquina.

Yo no recomendaría algo menos de 250 L / 55 galones para un grupo. En cuanto a la decoración, prefiero los acuarios que buscando lo natural, con piedras redondas y troncos sumergidos. Un sustrato de arena fina les permite a ellos y usted disfrutar de su comportamiento de alimentación natural, usted notará pequeños hoyos excavados en la superficie de arena del acuario a la hora de comer.

Peces escuela o “Dither fish“ pueden ayudar a poner de manifiesto la personalidad entusiasta de T. socolofi,  yo uso Poecilia spp. y Priapella intermedia. Cualquier otro pez escuela lo haría muy bien. Evite las especies que puedan morder las aletas de los peces ya pueden crear un efecto contraproducente.

La comida no es ningún problema, estos peces son comedores impacientes cuando las condiciones son adecuadas. Considero a los Thorichthys del grupo del T. helleri, son peces delicados en materia de alimentación y a pesar de ser carnívoros en la naturaleza se debe evitar las dietas con proteínas de animales terrestres para evitar la hinchazón. Funciona bien para mí.

En cuanto a la cría, si las condiciones son correctas nada los detendrá e incluso varios parejas pueden estar criando de forma simultánea, les agrada para hacer sus puestas los troncos sumergidos, ollas de barro, piedras y probablemente incluso el cristal del acuario, no se ponen demasiado agresivos en época de cría y felizmente se puede criar en grupo.

Los bebés pueden ser alimentados desde el principio con nauplios de artemia. Es posible que no coman las primeras veces que trate de alimentarlos ya que son tímidos y nerviosos, pero con el tiempo usted tendrá éxito y es maravilloso observar el patrón completo de su comportamiento en el acuario.

¿Qué lo que hace diferente al resto?

El T. socolofi ha sido identificado como diferente al resto de las especies de Thorichthys en el grupo T. helleri (Miller, 1984), al que pertenece, en los  siguientes rasgos:

El T. helleri tiene 16 en lugar de 15 radios en la espina dorsal, además de ocho en lugar de siete radios en la espina anal, seis en lugar de ocho radios anales, cuatro en lugar de cinco o seis filas de escamas en las mejillas y una mancha más débil sub-opercular.

A diferencia de T. helleri el T. socolofi no tiene marcas amarillas en el cuerpo y las aletas, se diferencia del T. maculipinnis en que tiene seis en lugar de siete o más radios anales, una mancha más débil sub-opercular, un prominente patrón oscuro en el costado en forma de L – y no tiene color rojo en la parte inferior de la cabeza o el cuerpo.

Del T. callolepis se diferencia en que tiene ocho en lugar de siete espinas anales, una aleta pectoral más corta (no se extiende más allá del cuarto radio de la espina anal) y una mancha opercular en la coloración. El T. Callolepis tiene unas manchas anaranjadas alineadas en filas horizontales a lo largo de la parte baja la cual carece el T. socolofi.

De T. aureus se diferencia en que tiene ocho aunque por lo general siete radios en la espina anal, seis en lugar de siete-ocho radios anales y en el cuerpo su falta de color salmón, rojo o rosa, en los lados inferiores.

Estado protegidas en México

Aunque casi todos los peces en las tiendas son criados en cautiverio, este pez tiene una protección especial en México, pero no está en la lista roja de especies amenazadas. El hábitat se mantiene estable en la mayoría de su gama, pero debido a su limitada extensión, es vulnerable a las alteraciones del medio ambiente, aunque sea de manera moderada.

Autor: Juan Miguel Artigas Azas

Traductor: Ing. Francisco Gutiérrez Franco

Fuente: http://www.practicalfishkeeping.co.uk/features/articles/how-to-keep-thorichthys-socolofi

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

© 2021 Cíclidos México

Tema de Anders Norén

Translate »