Cíclidos México

Introducción a los Cíclidos Enanos

Pareja Microgeophagus Ramirezi

Lo primero que debemos hecer es comprender es que no existe realmente la clasificación de cíclidos enanos dentro de la familia Cichlidae, sino que es una clasificación otorgada informalmente debido primeramente al pequeño tamaño de las especies que la conforman y segundo, el temperamento de dichas especies.

La clasificación por tamaño se basa en 3 medidas dependiendo de los autores que se revisen, los más estrictos apuntan que el tamaño adulto debe ser inferior a los 8 cm, y los más extremos inclusive apuntan especies de hasta 15 cm. Actualmente se ha tomado una media y se consideran aquellos que llegan a un máximo de 10 cm. En cuanto a su temperamento, por definición los cíclidos enanos han de ser de temperamento casi completamente pacífico, identificándose la agresividad intra-específica de la especie, en particular de los machos y ésta acentuada durante el apareamiento y cuidado de la prole.

De esta clasificación, tenemos 2 sub clasificaciones según la región y tipo de agua: La primera comprendería los Cíclidos enanos sud-americanos, de aguas neutrales a ácidas y blandas. En el otro rublo, tenemos los cíclidos enanos africanos que prefieren aguas neutrales a ligeramente alcalinas y dureza media.

Macho Apistogramma Cacatuoide Var. «Orange Flash»
Los cíclidos enanos sudamericanos comprenden los géneros Apistogramma, Crenicara, Laetacara, Nannacara o Microgeophagus/Papiliochromis (coloco ambos nombres del género ya que aún se utilizan ambas clasificaciones y se consideran sinónimos).

Hembra Nanochromis travestitus.
Por su lado los africanos, comprenden los géneros: Pelvicachromis, Nanochromis y Anomalochromis.

Su manutención:

Son peces relativamente fáciles de mantener, aunque nada recomendables para los principiantes, la razón de esto es muy sencilla: son peces muy delicados en cuanto a los cambios en los parámetros del agua, y requieren que sus cuidadores tengan experiencia manejando acuarios plantados y en otros cíclidos, pues esta familia muestra ciertas peculiaridades difíciles de manejar si no se tiene conocimientos generales de la familia Cichlidae y finalmente la alimentación; pues pocas especies se adaptan a la comida en hojuelas, seca o liofilizada, llegando al extremo en algunos Apitogrammas que solo se alimentan de pequeños alevines y larvas de insectos.

Ejemplos de acuarios para Cíclidos Enanos.

Los parámetros generales: aguas tropicales de entre los 25 a 30, suelos arenosos, de preferencia arena oscura, acuario densamente plantado, con presencia de troncos y piedras planas así como materia vegetal adicional. En cuanto a química del agua depende del origen de la especie, pues los amazónicos necesitarán que tengamos agua ligeramente ácida a ácida (entre 6.7 y 3.6 pH) y agua blanda con menos de 3 grados de dureza general. Para los africanos buscaremos más la neutralidad en pH y una dureza media de alrededor de 10 grados de dureza general.

En cuanto al acuario hemos de preferir el largo y el ancho a la profundidad; para especies monógamas y de pequeño tamaño funcionará un acuario de 40L, para especies monógamas mayores 60L, y para especies polígamas a partir de los 120L. La filtración debe colocarse de entre 3 a 5 veces el volumen total por hora pero que no genere fuerte corriente. Ya que necesitaremos para la manutención un acuario plantado, el material filtrante lo escogeremos bajo esa línea, colocando cargas de perlón, esponja, arlita o arcilla porosa y elementos para la filtración mecánica. Para los amazónicos también será buena idea colocar filtración por turba para ayudar a mantener la acidez del agua del acuario, así como la coloración por los taninos liberados; sin embargo se recomienda filtrar con carbón activo, al menos, durante las dos primeras semanas para así evitar cualquier resto nocivo que pudiera colarse o generarse por el contacto del agua con la decoración. La iluminación será intensa para nuestras plantas, pero que estas a su vez generen importantes áreas de sombra para que nuestros inquilinos puedan refugiarse en ella; también bajo este punto de vista, pudiera no ser necesaria ningún tipo de planta viva pues en su ambiente natural la saturación de taninos, no permite su proliferación, podemos sustituirla con raíces, y hojas secas de árboles como robles y ficus, así como fibra de coco las cuales herviremos y lavaremos para que estas puedan permanecer hundidas.

Hembra Kribensis (Pelvicachromis Pilcher) cuidando puesta dentro de un coco.
En cuanto a la reproducción hay dos maneras de clasificarlos, la primera es por su relación social o ratio (relación proporcional entre machos y hembras), el cual se divide en monógamos es decir aquellos que establecen una sola pareja(ratio 1:1), y segundo tenemos los polígamos los cuales van en ratio desde un macho por dos hembras (ratio 1:2) hasta aquellos que forman grupos extensos (ratio de 1:6-en adelante). Una segunda forma de clasificarlos es por su elección de lugar de anidamiento, dividiéndose esta en anidadores de superficies planas expuestas, como por ejemplo el género Microgeophagus; y aquellos que son anidadores de cueva o puesta oculta siendo aquí en ejemplo muy característico el género Apistogramma.

Otra característica de los cíclidos enanos es la esperanza de vida, pues se les considera de esperanza de vida baja a mediana dependiendo de la especie, teniendo ejemplos contrastantes en el mismo género como el Microgeophagus Ramirezi que tiene una esperanza de vida de 2 años y el Microgeophagus Altispinos que tiene esperanza de vida de hasta 5 años y medio.

Hembra de Apistogramma nijsseni, mostrando el colorido para apareamiento.
No entraré en este momento a describir los diferentes géneros, pues esta es solo una pequeña introducción. Espero que haya sido de su agrado y que les sea de utilidad.

Espero que este pequeño artículo les sea de utilidad, les mando un fuerte abrazo

«Material difundido con el permiso del autor, prohibido su reproducción total o parcial ®»

Nota: Creo importante comentar que estas fotos no son de ejemplares de mi propiedad, los derechos de las fotografías son reservados para sus respectivos autores. La reproducción de las mismas en el presente mensaje, son un tributo a los fotógrafos y los criadores que han conseguido semejantes ejemplares así como con fines de educativos y de instrucción en la comunidad.

Autor: Samuél Hernández Fonseca

Cíclidos México, ©Copyright.

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

© 2021 Cíclidos México

Tema de Anders Norén

Translate »