Cíclidos México

Los Concheros del Tangañika

Después de un primer viaje a África en el 2008, me enamoré del continente y de inmediato expresé mi intención de volver de nuevo, una idea que sonaba como un plan para mis amigos, Juan Miguel Artigas y Ad Konings. Dos años más tarde nos encontramos con Ad y el resto de la tripulación en la frontera de Tanzania, y desde allí manejamos durante 31 horas por caminos sucios hasta que finalmente llegamos el lago Tanganñika. Yo había planeado obtener fotos de todos los cíclidos del lago que son una especie de moda en México, y lo puse en la parte superior de mi lista de tareas pendientes. Visitamos varios sitios de buceo y les diré lo que encontramos en cada lugar.

Isla Mvuna

Cuando se habla de los habitantes de concha o concheros, una imagen automáticamente viene a nuestra mente. Pensamos inmediatamente en los cíclidos enanos, pero no todos los individuos son pequeños, me enteré de esto en mi primera inmersión en la Isla Mvuna, justo en frente de nuestro campamento. Bajé unos 14 metros y mientras yo estaba tratando de encontrar Cyphotilapia frontosa, me encontré cara a cara con un macho de Neolamprologus callipterus en medio de una gran zona de conchas de Neothauma tanganicensis, sobre una cama de arena rodeada de rocas . El macho estaba patrullando su territorio, y las hembras pequeñas estaban nadando por encima de las conchas en busca de alimento. Tan pronto como me acerqué desaparecieron en el interior de las conchas, dejando sólo el final de la cola visible. Conté 13 hembras con un sólo macho. El macho parecía ser por lo menos 4 veces mayor que las hembras y su tamaño era definitivamente más grande que un cíclido enano.

Mientras yo estaba tomando fotos del Lamprologus callipterus, vi un pez diferente en el medio de una cama ligeramente separada de conchas. Lo miré con atención y, para mi sorpresa, resultó ser Lepidiolamprologus hecqui, y después de un minuto también encontré ‘Lamprologus’ brevis. Parece que viven en las zonas de arena que estaban libres de la corriente, en grandes lechos de conchas.

Playa Namansi

Si utilizo el término, «pedacito de cielo», seguramente no será suficiente para describir la belleza de la playa Namansi. Se encuentra al final de una pequeña bahía donde la pendiente del fondo es muy suave. Comenzamos nuestra inmersión desde la playa hasta la zona más profunda. En la zona más superficial hay plantas de agua dulce y aquí encontré Vallisneria spiralis, Hydrilla verticillata, y Najas marina. El área de plantas termina a los 2 a 3 metros de profundidad. Después de las plantas, a las 7 metros de profundidad, empecé a ver los primeros habitantes de las conchas.El fondo es de arena de sílice con granos que parecen ser más pequeños a medida que aumenta la profundidad. Aquí no pude encontrar camas de conchas, sólo conchas individuales enterradas hasta la mitad en la arena con los concheros alrededor de concha. Encontré ‘Lamprologus ocellatus’, ‘Lamprologus’ brevis, Lepidiolamprologus sp. ‘Meeli Kipili’, y así como el conchero Telmatochromis temporalis. Por lo que vi, todos parecen vivir aquí en pareja y no en harenes, con la excepción del L. sp ‘meeli Kipili’. En el extremo de la bahía, cerca de las rocas encontramos Lamprologus callipterus con su característica cama de conchas.

Cabo Mpinbwe

Se trata de un pequeño cabo rodeado de grandes rocas, con una pendiente muy abrupta y paredes verticales de roca. La superficie es colorida, donde se puede nadar en medio de un gran cardumen de Cyprichromis sp., Pero al llegar a la parte inferior se ve como una especie de desierto de arena. A 35 metros de profundidad se pueden encontrar grandes camas de conchas donde un montón de cíclidos residen. Aquí se pueden ver un montón de Lepidiolamprologus hecqui, los adultos y los alevines están en todas partes. Si se mira atentamente, se puede ver lo que al principio parece ser ‘Lamprologus’ brevis, pero una vez que ve el diseño de lira de su cola te das cuenta de que el pescado es en realidad ‘Lamprologus’ calliurus.

Playa Kalugunga

Para llegar a Kalugunga tuvimos que despertarnos temprano en la mañana antes de la salida del sol, viajamos hacia el norte del campamento Kipili por una eternidad, y cuando por fin llegamos nos recibió un anciano que vive allí en una pequeña aldea. Él vino a nosotros en su canoa, y tras el intercambio de saludos nuestro guía le preguntó acerca de avistamientos de cocodrilos en los últimos días. Él nos dijo que ellos no habían visto un cocodrilo en meses, por lo que entendimos que el lugar era seguro para bucear. Este lugar es el hogar del Tropheus sp. ‘ikola’, una de los más bellos Tropheus. Hicimos nuestra primea inmersión a pocos metros al norte de la aldea. La pendiente es abrupta, con piedras pequeñas en los primeros metros, pero poco a poco cambia el sustrato por arena.

Ad me dijo que a 40 metros de profundidad podría encontrar dos especies diferentes de concheros, así que me metí en el agua y a los 38 metros encontré ‘Lamprologus’ similis en una pequeña cama de conchas de caracol mezcladas con pequeñas rocas. Viven en grupos de machos y hembras mezclados con alevines. No tuve tiempo de ver el comportamiento porque tenía que manejar mi tiempo de aire a esa profundidad y tratar de encontrar otras especies, las cuales, como se vio después, no pude encontrar. Ad tuvo más suerte que yo y se encontró con Neolamprologus signatus a la misma profundidad. Cuando estaba haciendo el regreso a la superficie a 30 metros de profundidad también encontré parejas de ‘Lamprologus’ brevis, ‘Lamprologus’ ocellatus, Lepidolamprologus hecqui. Tengo la impresión de que el agua a esas profundidades es poco más fría que en la superficie, tal vez un par de grados, pero lo que es seguro es que la temperatura del agua es también muy estable, algo a considerer cuando tenemos estas bellezas en un acuario casero. En nuestro segundo buceo visitamos la costa rocosa de la playa, con una pendiente muy suave y un montón de ikolas, pero el pez que me llamó la atención fue la Eretmodus sp. «North». Este pez tiene una cara de payaso y parece sonreír todo el tiempo.

Korongwe del Norte

En Korongwe del Norte encontramos gran cantidad de Lamprologus callipterus. Aquí decidimos la final de la inmersión colectar algunas conchas de caracoles de los harenes de L. callipterus, así que dejamos las cámaras en el bote y nos volvimos a lanzar al agua con una bolsa y las últimas gotas de aire en los tanques de buceo. A 12 metros de profundidad, mientras estábamos recogiendo las conchas vacías, me encontré con uno de los habitantes de las conchas más raros y asombrosos, fue el Altolamprologus sp. «Compressiceps ‘ y yo no tenía cámara y ni suficiente aire, pero ahora tengo una excusa para volver de nuevo a África!

 Autor: Manuel Salazar

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

© 2020 Cíclidos México

Tema de Anders Norén

Translate »