Apistogramma hongsloi (Kullander, 1979)

DESCRIPCION DE LA ESPECIE

La especie presenta un cuerpo ligeramente alargado y comprimido lateralmente. Presentan un dimorfismo sexual bastante marcado. El macho, de mayor tamaño que la hembra, raramente supera los 9cm mientras que la hembra no suele superar los 5cm. El macho tiene la aleta caudal redondeada y pobre en coloración, la aleta dorsal tiene los primeros radios serrados, mientras que las membranas que unen los radios posteriores se unen formando una prolongación alargada de la membrana. El resto de aletas son extremadamente alargadas, mientras que en la hembra son redondeadas. En ejemplares salvajes no existe un fuerte dicromatismo sexual, ambos sexos presentan una coloración de base grisácea, con ligeras iridiscencias azuladas en la base del ojo y una mancha rojiza en el pedúnculo caudal, este es el distintivo característico de la especie. La línea lateral típica en el género Apistogramma, que va desde el ojo hasta el pedúnculo caudal, es en forma de zig-zag.

En época reproductiva la hembra cambia la coloración grisácea a un amarillo reluciente precioso y cambia la marcada línea negra lateral por un marcado punto en el centro del cuerpo. Existen diversas formas de coloración reproducidas en cautividad que en diferencia a la salvaje, presentan una impresionante coloración en los machos, marcando tonalidades doradas en la cabeza y rojas en la parte inferior de la banda lateral, como en las variedades: Ap. Hongsloi II, III, Super red stroke, Gold, etc.

La variedad mas comercializada en nuestro país es el Ap. Hongsloi II. Los machos muestran una preciosa tonalidad dorada en la cabeza llegando a penetrar en la base de la aleta dorsal, pero lo más imponente es la mancha roja del pedúnculo caudal, que se extiende desde la base de la banda lateral y abarca prácticamente todo el abdomen, también muestran marcas rojas en la aleta dorsal y bajo el ojo junto a unas bonitas iridiscencias azules a modo de bandera. Las hembras de todas las variedades de cría son prácticamente iguales, han sufrido muy pocos cambios en cuanto a la coloración, únicamente las hembras de Apistogramma hongsloi III y Super red stroke presentan coloración rojiza en la zona abdominal además de la mancha roja en el pedúnculo caudal.
Esta bonita coloración junto a la cría intensiva de la especie en países como Republica Checa hacen posible la presencia de estas joyas en nuestros acuarios, si no fuera así probablemente solo dispondríamos de contados ejemplares salvajes de pobre coloración.

MANTENIMIENTO

El mantenimiento de la especie no debe causar grandes problemas a un aficionado con una ligera experiencia en el mantenimiento de Apistogrammas. No es necesario un gran acuario, bastará con unos 60 litros para el mantenimiento de una pareja y su reproducción. Podemos incluir a esta especie entre las aptas para un acuario comunitario, ya que son bastante robustos, curiosos y nada tímidos, por lo que fácilmente se adaptarán a la vida en un acuario tipo amazónico junto a peces no demasiado vivaces, tales como la mayoría de pequeños carecidos, o algún cíclido enano como los del género Dicrossus.

Es recomendable que la grava sea fina y no muy clara, que podría asustar a los peces por el reflejo de la luz. Es vital disponer en el acuario de al menos una o dos cuevas para que la hembra pueda refugiarse de las continuas persecuciones del macho y para la posterior puesta de los huevos, como cueva son muy útiles las cáscaras de coco, ya que proporcionan a la hembra un lugar acogido donde estar tranquila. Es de vital importancia que el acuario esté bien plantado con especies de plantas de hoja ancha, tipo echinodorus que proporcionan sombras que tranquilizan mucho a los peces y les ayudarán en su aclimatación al nuevo acuario.

El agua ha de ser excelente manteniendo los valores químicos siguientes: ph entre 5.5- 6.5º, el gh inferior a 5º y niveles lo mas bajos posibles de compuestos nitrogenados. La temperatura puede variar entre los 23-30º C. Algo muy importante es realizar cambios parciales un 20% del agua del acuario por agua de osmosis inversa que ya mantiene una química ideal par la especie y nos ayudará a mantener unos niveles de nitratos mínimos. Es muy apropiada la utilización de turba como material de filtrado ya que aporta una coloración amarillenta al agua que tranquiliza mucho a los peces y a la vez mantiene un nivel bajo de ph. Prefiere zonas del acuario con poca corriente por lo que es recomendable no bajar lo mayormente posible el caudal del filtro.

COMPORTAMIENTO

El Ap. Hongsloi como el resto de especies que forman el grupo del Ap. Macmasteri, es relativamente pacífico frente a congéneres, y no tendrá problema alguno al convivir junto con pequeños Carácidos, Coridoras o incluso junto a otros Cíclidos tranquilos siempre que tengan suficiente espacio y queden perfectamente delimitados los territorios por plantas o material decorativo. No es una especie muy asustadiza, todo lo contrario, son peces curiosos y que nadan por todo su territorio en busca de alimento y sin permitir que ningún intruso penetre en el. En acuarios de grandes dimensiones puede mantenerse un macho junto a varias hembras, ya que es una especie polígama. El macho defiende un superterritorio formado por los pequeños territorios de las hembras con las que se reproduce.

El comportamiento más interesante de este Cíclido es en la época reproductiva, con la acentuación del carácter territorial del macho frente al resto de habitantes del acuario y el comienzo de las persecuciones, el cortejo y el cuidado de la descendencia por parte de ambos progenitores. Es en este momento cuando podremos observar la maravillosa coloración de esta especie en todo su esplendor.

ALIMENTACIÓN

La alimentación de la especie viene ligada a la procedencia de los ejemplares que poseamos. Aun siendo una especie que no presenta grandes problemas a la hora de alimentarse, los ejemplares salvajes únicamente aceptaran de buena gana alimento vivo (larva de quironómidos, daphnias y sobretodo artemia salina adulta entre otros alimentos), una vez aclimatados a la vida en cautividad no tardarán en aceptar alimento congelado como larva roja y con algo de paciencia incluso liofilizado. En ejemplares reproducidos en cautividad la alimentación es relativamente fácil, ya que aceptan sin problemas larva roja y artemia, que son básicamente los alimentos que reciben en la mayoría de criaderos del este europeo. En pocos días comenzarán a comer alimentos desecados, como artemia liofilizada y con menor gana aceptarán escamas y gránulos. Es importante no abusar de la larva roja, ya que puede conllevar a problemas intestinales en nuestros peces.

REPRODUCCIÓN DE LA ESPECIE

Si no hay problemas de adaptación, en pocos días se podrán observar los comienzos del cortejo. La pareja intensifica su carácter territorial impidiendo intrusión alguna en el territorio elegido por la hembra, alrededor de la cueva de desove. El macho se muestra repetidas veces delante de la hembra con toda plenitud de coloración y las aletas completamente desplegadas, a modo de danza alrededor de la hembra, contorsionando el cuerpo y realizando continuas vibraciones. En un principio lo mas común es que la hembra intente escapar del acoso del macho, que puede causarle un estado se estrés continuo pudiendo llegar a causar la muerte de la hembra, por esta causa no es recomendable el mantenimiento de esta especie en un acuario de reducidas dimensiones. Una vez la hembra esta dispuesta a reproducirse, adopta la coloración dorada típica en el género Apistogramma marcando las franjas suborbitales negras, un ribeteado en las aletas ventrales y quizá lo mas destacado sea la perdida de la franja lateral y la presencia de un punto negro en el centro del cuerpo. El comportamiento de la hembra cambiará por completo, aceptando el acercamiento del macho y bailando en sincronía en las cercanías de la cueva de desove.

Durante todo el proceso del cortejo, ambos sexos se encargan de preparar la cueva de desove. En la naturaleza suele ser algún hueco entre raíces o entre rocas, pero en cautividad aceptan perfectamente cáscaras de coco. El techo de la cueva es limpiado meticulosamente por la hembra momentos antes de realizar la puesta de los huevos, unos 200, de color anaranjado, que son colgados por la hembra en el techo de la cueva y fecundados seguidamente por el macho. A partir de este momento el macho se desentiende del cuidado de los huevos, limitándose a defender los alrededores de la cueva, donde la hembra cuida con gran esmero a su futura descendencia, abanicando los huevos constantemente, oxigenándolos y eliminando los que queden infectados por hongos durante los 3 días que tardan en eclosionar. A partir de este momento los alevines se concentran en el fondo de la cueva durante unos 5 días, que es el tiempo que tardan los alevines en consumir el saco vitelino. Durante estos 5 días la hembra se comporta como una madre excelente, no abandonando a los alevines ni siquiera para alimentarse. En cuanto los alevines consumen el saco vitelino, comienzan a nadar, salen de la cueva con su inseparable en busca de alimento. En un principio si el acuario de cría, es viejo, puede albergar una gran colonia de paramecios de los cuales pueden alimentarse los alevines los primeros días, pero lo más aconsejable es proporcionarles nauplios de artemia recién eclosionados en cuanto comiencen a nadar. En este momento es cuando el macho comienza a tomar parte en el cuidado de los alevines, ayudando a la hembra a defenderlos y reunirlos lo más juntos posible procurando k no se pierda ninguno. Los machos de Ap. Hongsloi, son de los pocos machos del género Apistogramma que pueden llegar a cuidar solos a su descendencia, sin la ayuda de la hembra, ya que en ocasiones se dan casos en los que en la pareja la hembra está cuidando una puesta y el macho cuida los alevines de la puesta anterior, con el mismo esmero y cuidado que lo hace la hembra. Este es un comportamiento que nos hace comprender que el único fin en la vida de estos peces es asegurar una descendencia lo mas numerosa posible, y la forma que tienen de conseguirlo es estar al cuidado de sus pequeños el mayor tiempo posible y que cuando se independicen los alevines tengan un mayor tamaño y menos riesgo de mortandad.

COMENTARIO FINAL

El Apistogramma hongsloi es un cíclido enano precioso que actualmente no es difícil de encontrar en el comercio especializado y que proporcionará grandes satisfacciones a todo aficionado a la acuariofilia. Espero que este artículo os pueda ser de gran ayuda para el mantenimiento y cría de esta preciosa especie.

BIBLIOGRAFIA

  • H.A. Baensch & Dr. Rüdiger Riehl, 2000. “Atlas del acuario”, Tomo II.
  • Mergus. Dr. UweRömer “2001/2002. “Cichlid atlas”. Tomo I. Mergus.

próximo puesto

Atrás puesto

Dejar una contestacion


3 + 4 =


© 2018 Cíclidos México

Tema de Anders Norén