El Primer Acuario


Mucha gente que empiezan en esta bonita afición no sabe cuales son los pasos para seleccionar correctamente su acuario, en este artículo trataré de enumerar los pasos más importantes para que nuestro acuario quede tal cual nosotros lo queremos y no tengamos algún contratiempo para lograrlo.


Paso 1, Seleccionar el tanque adecuado.

Hoy en día se pueden encontrar todo tipo de tanques; grandes pequeños, rectangulares, poligonales y las tan conocidas esferas o peceras de bola. Si lo que se desea es mantener solo plantas se puede escoger cualquiera de los antes mencionados, sin embargo si se quiere mantener peces las peceras de bola no son en lo absoluto recomendables ya que los peces simplemente nadaran en círculos hasta que se enfermen, otra razón para no escoger este tipo de pecera es que normalmente son de pequeñas dimensiones lo que hace que la filtración se raramente posible, el tamaño de la pecera deberá estar en función del tamaño y dimensiones de nuestros peces, algo que no nos ponemos a pensar cuando se empieza en esto es que los peces que compramos normalmente son juveniles y no tienen su tamaño y comportamiento que tendrán una vez que alcancen su máximo desarrollo.

En el caso de lo cíclidos y debido a su carácter territorial lo que se recomienda es que la pecera sea más ancha, que alta, es decir que la columna de agua no interesa que tan profunda sea, pero si que tenga un área grande, para que cada pez pueda establecer su territorio claramente y defenderlo.

Paso 2, Seleccionar el sustrato.

El sustrato se convertirá en el elemento más importante de nuestro acuario ya que es ahí donde vivirán las bacterias que nos ayudan con el ciclo del nitrógeno, el cual explicaré en otra ocasión, es decir se convertirá en buena medida en nuestro filtro biológico. Debemos escoger el sustrato de un tamaño adecuado (granulometría) al tamaño de los peces que pensamos introducir, en lo personal no me gustan los colores brillantes aunque en gustos se rompen géneros, lo que se busca generalmente es crear un ambiente lo más parecido a la naturaleza para que nuestros peces se encuentren lo mejor posible.

Los materiales porosos como la piedra volcánica o piedra de “tezontle” son especialmente buenas ya que debido a su alta porosidad permiten alojarse una gran cantidad de bacterias desnitirficadoras lo cual es de mucha ayuda a la hora de lidiar con los tan temidos nitratos y le dan un aspecto bastante natural, aunque se puede hacer combinaciones para evitar la monotonía. Existe la posibilidad de utilizar arena.

Dependiendo de las necesidades de los peces que pensemos introducir a nuestro acuario se debe seleccionar el sustrato, si colocamos un sustrato que sea muy básico y colocamos peces con necesidad de agua ácida sería inadecuado y viceversa. Para saber si un sustrato es básico se le puede verter unas gotas de agua fuerte o salfuman (ácido clorhídrico o muriático) y si burbujea indicará probablemente la presencia de carbonatos y será básico por lo que deberemos introducir peces con necesidades de agua básica (pH de 8 ).

Respecto al color los peces tímidos les disgusta el fondo blanco o muy claro. Un fondo oscuro hará que los peces se sientan más cómodos y resaltará su colorido. Además, un fondo claro daría una sensación de descuido pues la suciedad, que es inevitable, resaltaría bastante. Una vez seleccionado el sustrato se debe desinfectar para eliminar los organismos patógenos, en especial si proviene de un río. También es necesario ponerlo en un baño de ácido para que disuelva los pequeños restos orgánicos, metálicos y calcáreos. Para ello lo pondremos 24 horas en una disolución de 1 parte de agua y una de salfuman. El salfuman, también llamado agua fuerte, se puede encontrar fácilmente en cualquier supermercado y resulta muy barato. Es importante realizar esta operación en un lugar bien ventilado debido a los gases que emanan. Una vez desinfectado hay que enjuagarlo con agua abundante para eliminar cualquier suciedad, restos orgánicos y el ácido. Llenamos un cubo con una tercera parte de sustrato y le añadimos agua, agitamos el sustrato con las manos removiendo desde el fondo con las manos, luego tiramos el agua, este proceso se debe repetir hasta que el agua quede clara después de remover el sustrato.

Para un acuario normal, necesitará aproximadamente 1 kilo de gravilla por cada 5 litros de agua.

Estas recomendaciones aplican también para las rocas que pretendamos introducir.

• Rocas adecuadas: andesita, basalto, fluorita, granito, gres rosa, pizarra, trozos de cerámica…
• Rocas inadecuadas: mármol, caliza, calcita, espato, fósiles calizos, conchas marinas…

Paso 3, Seleccionar el filtrado.

Este paso es muy importante y podríamos hacer un artículo solo de este tema sin embargo lo definiremos de esta manera, entre mejor y mayor se el filtrado es mejor para los peces. Se tiene estimado que una buena filtración para los cíclidos americanos, los cuales generan una gran cantidad de desechos, es de entre 3 y 4 veces el volumen de nuestro acuario por hora, esto es que si nuestro acuario es de 100 lts. Nuestro filtrado óptimo tendría que ser de 300 ó 400 lts. hora.

Podremos encontrar muchas clases de filtrado; de plataforma, canister o de canasta, de cascada, internos y externos. La elección dependerá de nuestro presupuesto y del aspecto que queramos otorgarle a nuestro acuario, en general para los cíclidos americanos y por el hecho de que les gusta redecorar su tanque a su gusto yo no recomiendo el filtro de plataforma ya que este tipo de plataforma genera un flujo de agua antinatural, debajo de la plataforma se concentran los detritus y si son removidas las piedras de alguna área el filtro se vuelve totalmente inútil, sin embargo he de conceder que será el más barato que encontraremos. Una vez hecha esta consideración podremos seleccionar el filtro que mejor se acople a nuestro acuario.

Paso 4, Plantas y cíclidos

En la mayoría de los casos las plantas y los cíclidos no se llevan del todo bien, hay excepciones, debido a que a estos si no les gusta el lugar en donde se encuentra una de nuestras plantas no descansarán hasta moverla, sin embargo existen los cíclidos que necesitan las plantas como los ramirezis, kribensis, escalares y otros más para lograr reproducirlos y que se sientan cómodos.

Si se decide colocar plantas en nuestro acuario la manera usual es colocar las piedras y plantas de mayor tamaño en la parte trasera del acuario y las pequeñas y cortas al frente, esto para darle una sensación de profundidad.

La inclusión de plantas genera una serie de nuevos aspectos necesarios a considerar ya que las necesidades de las plantas y los peces en la naturaleza se complementan pero en nuestro acuario es de manera diferente, tendremos que abonar nuestro sustrato con algún tipo de nutriente, un abono muy popular es la turba que podemos encontrar ya preparada y lista para usarse en cualquier acuario comercial o prepararla nosotros mismos, asimismo será necesario tener un sustrato adecuado para que las raíces de nuestras plantas puedan desarrollarse, la arena no se recomienda ya que se compacta y es difícil de “sifonear” sin que termine la mitad dentro del cubo de limpieza. Las plantas tienen necesidad de tener una cantidad adecuada de luz durante un periodo de tiempo al día lo que implicará que se deba seleccionar un tipo de luz adecuado para nuestras plantas.

Otro aspecto de colocar plantas es que en la mayoría de los casos será necesaria la inclusión de un sistema de CO2 para que las plantas se puedan desarrollar adecuadamente.

Paso 5, Troncos y raíces.

Los troncos y raíces son un aspecto muy importante tanto en la decoración como en el control del pH de nuestro acuario.

El tipo más adecuado es, indiscutiblemente, la cepa de la vid, en general, conviene evitar de las maderas blandas, esponjosas o resinosas. Cuanto más seco esté un tronco, más útil nos será evitando siempre las maderas verdes. Lo ideal es emplear troncos que hayan sido recogidos en ríos, embalses o playas.

• Maderas adecuadas: cepas de vid, raíces de sauce, madera sumergida durante largo tiempo.
• Maderas inadecuadas: madera verde, troncos de pino, abeto, maderas muy esponjosas, maderas aromáticas, maderas artificiales, conglomerados.
• Cañas adecuadas: bambú seco, cañas de rivera (plantas palustres).
• Cañas inadecuadas: cañas aplicadas en decoración (barnizadas, teñidas, etc.), cañas recién cortadas (verdes).

Respecto a las tonalidades que pueden encontrarse, todos los troncos poseen una tonalidad pardo-rojiza oscura. Las cañas tienen colores más claros. Troncos de tonalidades diferentes deben ser rechazados, pues seguramente incorporarán tintes.

Preparación

Los troncos recogidos se deben limpiar escrupulosamente con agua y un sepillo de cerdas suaves. Después hervir un par de veces lo cual, aparte de esterilizarlo, llenará todas las cavidades que pudieran tener aire, esporas, hongos u otro agente patógeno. Si el tronco es demasiado grande se escaldará varias veces en una bañera con el agua lo más caliente posible.

Para evitar que el tronco flote se puede amarrar con algún pedazo de hilo de pescar una piedra para que al permanecer en el fondo el agua llene todos los espacios. Es inevitable que suelten algo de taninos en el agua lo que es totalmente inofensivo para nuestros peces y yo considero que en algunos casos hasta podría ser beneficiosos.

Paso 6, Adornos.

Se pueden encontrar toda clase de adornos y de diferentes materiales, es importante verificar que los adornos NO estén pintados ya que con el tiempo la pintura se descompondrá liberando químicos peligrosos en el tanque, en lo personal no soy fanático de este tipo de adornos pero una vez más en gustos se rompen géneros.

Este es una guía que espero les sea de ayuda para comenzar con la decoración de sus acuarios.

Autor: Francisco Gutierrez Franco, 2009.

Cíclidos México, ©Copyright, México.

próximo puesto

Atrás puesto

Dejar una contestacion


6 + 3 =


© 2017 Cíclidos México

Tema de Anders Norén